domingo, 20 de enero de 2013

Mi primer libro de H.Murakami

Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita con su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación sumida en un sueño "demasiado perfecto, demasiado puro". Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre una segunda interrupción: Kaoru, la encargada de un "hotel por horas", pide que le ayude con una prostituta china agredida por un cliente. Dan las doce. En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y poco a poco empieza a distinguirse en la pantalla una imagen turbadora... pese a que el televisor no está enchufado.

Ésta es la introducción que el reconocido autor japonés Haruki Murakami nos muestra en la contraportada de su novela After Dark (2004).

Hace pocos días que cogí prestado este libro de la biblioteca y que me he terminado en cuatro o cinco días de lectura. Aunque parezca mentira, este ha sido mi primer libro Murakami. 208 páginas cuentan el transcurso de una historia de una sola noche en una ciudad de Japón, desde la medianoche hasta el amanecer. Nos presenta unos personajes que vamos conociendo a través de los diálogos que surgen entre ellos. Es una historia cotidiana, la noche de unas personas que podrían ser cualquiera, en cualquier lugar del mundo, cada una con su historia personal.

La narración es completamente objetiva y descriptiva, como si fuéramos una cámara que va grabando escena tras escena, lo que va sucediendo en distintos puntos de la ciudad. Solo conocemos lo que vemos y escuchamos. Con un reloj de agujas al principio de cada capítulo el autor nos indica en qué momento de la noche ocurre lo que va a redactar. Sinceramente, me ha parecido como si estuviera viendo la introducción de una historia más elaborada a punto de ser contada, un episodio piloto de una nueva serie. Una serie que han cancelado si es que no va a continuar hablando de esos personajes en ningún libro futuro. Me he quedado como a medias, con ganas de más, con ganas de saber qué va a ser de esos personajes tan corrientes como únicos, qué van a elegir, cómo van a reaccionar cuando suceda lo que tiene que suceder, qué va a pasar a continuación... al día siguiente.

¿Vosotros no os quedasteis con la misma sensación? ¿O es que Murakami es así siempre?

No hay comentarios: