domingo, 10 de noviembre de 2013

Nosce te ipsum.


No suelo escribir entradas personales en este blog, pero a día de hoy, cuando me veo delante de un gran espacio en blanco, un cursor parpadeante y muchos caracteres inexistentes a continuación, solo se me ocurre escribir algo personal. Para hablar de mis aficiones, por ejemplo de los últimos conciertos a los que he asistido o las últimas películas que he visto, ya tengo Facebook o Twitter en un formato más apetecible, más ligero.

La última entrada personal que escribí, creo que fue cuando me independicé y me fui a vivir a Barcelona, una ciudad que me atraía bastante y donde tenía mi primer y anterior trabajo. Y de eso creo que hará tres años en el próximo abril. En ese momento empecé a vivir una nueva vida, empecé el largo, necesario y eterno proceso de conocerme a mí misma.


Durante estos tres últimos años han pasado muchas cosas, experiencias, vivencias, situaciones, personas, sensaciones... que quizás hace cinco años ni me planteaba, que llegan porque tienen que llegar, que me han ayudado a crecer como persona, a saber qué me gusta, qué no me gusta, qué es lo que quiero, qué es lo que no quiero, qué me sorprende, qué me aburre... Pero esto no ha terminado, de hecho, no tiene fin y eso me motiva.

A principios de este año me despidieron, además, me volví a mudar. Nuevos objetivos, nuevas personas a mi alrededor, nueva rutina... nuevo barrio, nueva vida. En resumen, cambios. Cambios que creo que necesitaba. Aunque la pérdida de trabajo no me llegó en una buena época global me ha servido para darme cuenta de muchas cosas, para reaccionar. Estos meses ha sido una larga reflexión, sobretodo hacia dónde me gustaría encauzar mi vida profesional. Y ahora están empezando a llegar las oportunidades: las entrevistas. Todo un mundo misterioso que requiere de una entrada para ellas solas. Un tema que me dejo pendiente para cuando trabaje y mi vida laboral ya no dependa de ellas, por lo menos (y espero) en mucho tiempo.

Estos meses he tenido mucho tiempo, aunque no lo haya empleado para escribir en este blog (y lo eche de menos) o para hacer otras cosas que otros habríais hecho en mi lugar. He tenido mucho tiempo de pensar, analizar, probar, y volver a pensar. He tenido tiempo de conocerme a mí misma un poco más, pero yo tampoco quiero darme todo el mérito. En gran parte lo tienen varias personas que he ido conociendo a lo largo de estos últimos años y, aunque quizás no lleguéis a leer estas líneas nunca, os lo agradeceré siempre. Como diría una amiga (o Albert Espinosa), pequeños diamantes o perlas que te vas encontrando por el camino y que dejan huella para siempre.

"El secreto de la felicidad 
no es hacer siempre lo que se quiere, 
sino querer lo que se hace" (Tolstói)

4 comentarios:

Perfida Canalla dijo...

Pensar siempre es un gran plan.

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

EmmaR dijo...

"La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes..." (creo que lo dijo John Lennon....aunque ahora me pillas espesa...jeje)

Lo mejor de la vida: evolucionar, cambiar. Es maravilloso! :)

Nosu dijo...

bueno, no le des tanto a la cabeza, reflexionar lo justo!
espero que hayas llegado a algunas conclusiones...

Fairy's Wonderland dijo...

"Vivir es, sin duda, una gran aventura"